SESIÓN 7 “La Esencia de la Meditación”

ALGUNOS PUNTOS CLAVE

1. La investigación científica de la meditación (1ª parte)

  • Richard J. Davidson (Nueva York, 1951) profesor de Psicología y de Psiquiatría de la Universidad de Wisconsin-Madison y director, en la misma institución, del laboratorio Waisman de comportamiento e imagen cerebral, del laboratorio de neurociencia afectiva y del Centro para la Investigación de Mentes Saludables.
  • Tras un viaje a la India para conocer de primera mano la práctica de la meditación, pensó que la ciencia occidental debía comenzar a investigar este campo hasta ahora desconocido para los científicos. Casualmente S.S. El Dalai Lama compartía ese mismo pensamiento:
  • “Hoy, en la primera década del siglo XXI, la ciencia y la espiritualidad tienen el potencial para estar mas cerca que nunca… Puede que algunos de nosotros, como miembros de la familia humana, respondamos a la obligación moral de hacer esta colaboración posible. Esta es mi súplica de corazón.”
  • Gracias a la colaboración entre El Dalai Lama, el profesor Richard Davidson, Francisco Varela y otros miembros de la comunidad científica, a partir de 1992, la meditación, la bondad y la compasión comenzaron a formar parte de numerosas investigaciones, al igual que lo estaban siendo hasta entonces la ansiedad, el miedo o la depresión.
  • El uso de escáneres de resonancia magnética provocaron un salto cualitativo en lo que al estudio del cerebro se refiere. Gracias a éstos se pudo observar que cuando una parte del cerebro está activa hay un mayor flujo de sangre a esa área. Por medio de estos aparatos estos cambios pueden ser observados y analizados con mucha precisión.
  • Monjes muy experimentados como Matthieu Ricard y Mingyur Rimpoché entre otros, formaron parte de numerosas investigaciones que tenían como fin el observar como la práctica regular de métodos de meditación y compasión podían afectar a un cerebro humano.
  • Para más información sobre ciencia y meditación puedes leer el libro de Yongey Mingyur Rimpoché, “La Alegría de la Vida”.

2. La investigación científica de la meditación (2ª parte)

  • Richard Davidson explicó que cuando se les pedía a los meditadores que meditaran sobre la compasión se producía un efecto en el cerebro que ellos podían observar directamente en sus pantallas, sin necesidad de recurrir a ningún procesamiento informático posterior. Esto era algo muy inusual.
  • También pudieron observar cierta clase de oscilaciones asociadas con la atención concentrada y con ciertos tipos de aprendizaje y memoria. Lo curioso de todo esto, nos explicó el profesor, es que mientras que en un cerebro normal estas oscilaciones se observaban sólo durante uno o dos segundos, en el caso de los meditadores experimentados éstas podían observarse durante minutos e incluso horas.
  • Richard Davidson nos explicó también cómo realizaron algunas investigaciones con personas que nunca habían meditado y cómo por medio de un programa de entrenamiento de 30 minutos al día durante dos semanas se producían resultados positivos apreciables, tanto en los escáneres cerebrales como en otros tipos de test de comportamiento que les hicieron antes y después del entrenamiento en meditación. Resumiendo: incluso períodos cortos de práctica de meditación producen resultados apreciables. Al igual que con el ejercicio físico, estos resultados deben mantenerse por medio de una práctica regular. Así pues, el punto clave es que usando la mente podemos cambiar nuestro cerebro.
  • “No sabemos cuáles son los límites de la plasticidad neuronal, pero con certeza se puede lograr un cambio. Nuestros resultados apoyan el hecho de que características como la compasión y la felicidad pueden ampliarse y aumentarse”.
  • Posteriormente, Mingyur Rimpoché hace hincapié sobre tres puntos importantes:
  1. La plasticidad del cerebro nos muestra que podemos cambiar y ser felices, por lo tanto hay esperanza.
  2. Una de las mejores maneras para cambiar la actividad de nuestro cerebro, de negativa a positiva, es la práctica regular de meditación.
  3. Un cambio positivo en el cerebro es bueno para el cuerpo físico y sobretodo es bueno para tu vida.

Tareas para la semana

  1. Para motivarte, repasa tus apuntes y el resumen que os mandamos antes de sentarte a meditar. La ciencia lo ha demostrado: Podemos cambiar, incluso a nivel físico, a nivel neuronal, por medio de la meditación regular podemos efectuar un cambio tangible y duradero en nuestros cerebros. ¿No es esto fantástico? Utiliza este impulso para seguir practicando cada día. Usa el soporte con el que te sientas más cómodo/a.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU