Nyoshul Khen Rimpoché

Nyoshul Khen Rimpoché fue un maestro del Dzogpachenpo tan consumado y con tal grado de autoridad en las enseñanzas de Longchenpa, que sus estudiantes le consideraban como el mismo Longchenpa en carne y hueso. Fue uno de los maestros Dzogchen principales de Sogyal Rimpoché.

 

nyoshul_khenpoFue tanto el maestro de muchos lamas de la generación más joven como de varios maestros budistas occidentales. Se convirtió en uno de los maestros más queridos de Sogyal Rimpoché.

Nyoshul Khenpo Jamyang Dorje nació en 1932 en Dergé en la región de Kham. Su madre y su abuela, estudiantes del maestro Nyoshul Lungtok, fomentaron en él su interés por el Dharma, y cuando contaba con 5 años de edad ingresó en el monasterio Sakya local. Más tarde estudió con Rigdzin Jampal Dorje, de quién recibió las enseñanzas del Mahamudra y con quien comenzó el entrenamiento como khempo de doce años y que concluyó cuando tenía veinticuatro. También se entrenó para dominar los Seis Yogas, el Lamdré, el Kalachakra y el Chöd, y pasó varios años en el monasterio de Katok, mientras combinaba sus estudios con retiros de meditación y práctica intensa. Khempo contaba con veinticinco grandes maestros entre sus maestros principales, de los cuales el más central en su vida fue Shedrup Tenpé Nyima, la reencarnación de Nyoshul Lungtok. En el monasterio de Nyoshul, desde los diecisiete años comenzó a recibir de este maestro las enseñanzas del Longchen Nyingtik y en particular las instrucciones esenciales del Gran Linaje Oral. (Tib. མན་ངག་སྙན་བརྒྱུད་ཆེན་མོ་Mengak Nyengyü Chenmo) del Dzogpachenpo. Esto se convirtió en el linaje especial de Khempo, que venía del Buda Primordial en una línea inquebrantable, a través de maestros extraordinarios como Khempo Ngakchung, Nyoshul Lungtok, Patrul Rinpoche, Jikmé Lingpa, Longchenpa, Vimalamitra, y Padmasambhava. Khempo transmitió estas enseñanzas a unos pocos discípulos cercanos, así como a varios de los grandes maestros y portadores del linaje de su época.

En 1959 escapó milagrosamente del Tíbet. En la India, las condiciones fueron muy duras, y su vida viró de un extremo a otro, al principio mendigando por las calles de Calcuta y viviendo entre sadhus (monjes hindúes), y después dando transmisiones de poder a grandes asambleas y a lamas reencarnados. Recibió enseñanzas de Dudjom Rimpoché, Dilgo Khyentse Rimpoché y el decimosexto Gyalwang Karmapa, y muchos maestros ilustres solicitaron que sirviese como khempo en sus monasterios. Al principio de los setenta, pasó varios años en el monasterio de Penor Rimpoché en Mysore, al sur de la India. Más tarde enseñó en el área de Kalimpong, donde enfermó y fue cuidado por la familia de Kangyur Rimpoché. Siguiendo el consejo de Lopön Sönam Zangpo, se casó con Damchö Zangmo. Viajó a Suiza para recibir tratamiento médico, y más tarde pasó ocho años en la región de la Dordoña en Francia, en ocasiones enseñando en retiros de tres años.

Como su salud mejoró, comenzó a recibir invitaciones de muchos lugares. Viajó para enseñar en India, Nepal, Taiwan, Francia, Gran Bretaña, Suiza, Alemania y Estados Unidos, instalándose en Thimpu, Bután, donde tuvo muchos estudiantes. Visitó el Tíbet en dos ocasiones, en 1990 con Dilgo Khyentse Rimpoché, y más adelante en 1992 con Penor Rimpoché. Escribió la Historia de Dzogchen Nyingtik definitiva, que contenía las biografías de los maestros del linaje, y una extraordinaria colección de canciones poéticas sobre la realización.

Khen Rimpoché enseñó a los estudiantes de Rigpa por primera vez en Dordoña en el verano de 1984, después de esto a menudo estuvo presente y enseñó en muchos retiros de Rigpa y en reuniones a lo largo de la siguiente década: en Francia, América, Gran Bretaña y Alemania, durante las enseñanzas de Su Santidad el Dalai Lama sobre Dzogchen en San José en 1989, en las enseñanzas de Kyabje Dilgo Khyentse Rimpoché en Prapoutel en 1990, y en la inauguración del monasterio Dzgochen por el Dalai Lama en 1992. Su última visita a Lerab Ling fue en el verano de 1996.

Nyoshul Khenpo falleció en agosto de 1999 en Francia. Ninguno de los que le conocieron pueden olvidar su presencia extraordinaria o el espíritu con el que enseñaba, que encarna perfectamente la soltura insondable y la inmensidad del Dzogpachenpo.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU