Los 3 principios clave de shamata: Profundizando en la espaciosidad

MEDITACIÓN: LO QUE REALMENTE ES (Sesión 02-07-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión del pasado jueves. Esperamos que os sean de utilidad:

“Cuando el humor y la espaciosidad están presentes,

la meditación surge sin esfuerzo”.

                                                                    Sogyal Rimpoché

  • Al principio de la clase estuvimos comentando un poco sobre el propósito del curso que estamos realizando:

Si observamos nuestra mente enseguida nos daremos cuenta del tremendo lío en el que estamos siempre metidos, rememorando situaciones pasadas con nostalgia o culpabilidad o bien proyectados hacia el futuro, viviendo mentalmente escenas con temor o esperanza que, casi con toda seguridad, nunca llegarán a producirse. Y así nos pasamos la vida, lejos del único instante que existe realmente: el momento presente.

  • El propósito de la meditación en nuestro nivel, es el de romper con el hábito de la distracción, pues entendemos esta tendencia de la mente a estar distraída como la causa de todo nuestro malestar. Tal y como dijo el Buda:

Todo miedo y ansiedad vienen de una mente que no ha sido domada1

  • Pero, ¿como evitamos que la mente se pierda en pensamientos pasados y futuros? ¿Como la anclamos al momento presente? El secreto es darle a la mente un foco u objeto en el que apoyarse. A lo largo del curso hemos ido viendo distintos objetos: la respiración, los objetos físicos, los sentidos, las sensaciones físicas, los pensamientos y las emociones, e incluso la propia conciencia como foco de nuestra atención.

  • En nuestro nivel, meditar es volver una y otra vez la atención al objeto que estemos utilizando. Es crear el hábito de volver la mente a casa, soltar las historias y relajarnos.

  • A base de traer la mente una y otra vez al momento presente, ésta, poco a poco, se va calmando hasta llegar a la cumbre de la meditación shamata2: el estado de no-distracción. Es en este momento cuando todo soporte puede abandonarse y descansar tranquilamente en el propio estado de no-distracción, en la propia conciencia presente. A este tipo de meditación se la conoce como shamata sin soporte.

  • En este punto del curso nos encontramos ahora.

  • El mes de julio lo dedicaremos íntegramente a profundizar y trabajar sobre algunos puntos importantes que vimos durante el curso.

1ª enseñanza : El enfoque gradual: Observar la respiración.

  • Debido al fuerte hábito de aferramiento que tenemos a los pensamientos y las emociones, muchas veces necesitaremos de un método que nos ayude a asentar y calmar la mente. Necesitamos algo que nos ayude a “distraer a la mente de su distracción”, algo en lo que enfocarse.
  • El antídoto a la distracción es la atención. Por eso, lo primero que aprendemos es la práctica de la atención. Aunque ésta práctica puede realizarse con o sin objeto, se suele empezar utilizando un objeto como foco de nuestra meditación. En nuestro caso empezamos usando la respiración (Sct. Prana – Tib. Lung).
  • La mente tiene dos cualidades: claridad y movimiento. La cualidad de movimiento de la mente está conectada con la respiración. La respiración es el vehículo de la mente. Por eso, observar la respiración es una forma de domar la mente.
  • Su práctica es muy sencilla: Cuando inhalamos sabemos que estamos inhalando y cuando exhalamos sabemos que estamos exhalando. Un puro y sencillo saber, sin comentarios mentales. De esta manera liberaremos a la mente de su tendencia a aferrarse, dejándola descansar en este simple darse cuenta.
  • Esta práctica de la atención sobre la respiración nos ayuda a fortalecer nuestra concentración, pero debemos tener cuidado en no quedar “fijados” sobre el objeto. Por eso los maestros recomiendan poner tan solo un 25% de atención sobre la respiración. Lo que quiere decir que es una atención suave.
  • Al cabo de unos minutos te darás cuenta que estás haciendo de todo menos observar la respiración. Por eso necesitamos otro 25% de una conciencia vigilante, una conciencia que supervisa si estás atento a la respiración o no.
  • El 50% restante se deja relajándose espaciosamente en un estado de morar en calma. Esta espaciosidad es lo que aporta humor a nuestra meditación.
  • Al principio, puede ocurrir que al tratar de asentar la mente ésta se vuelva más agitada. No te preocupes, es algo muy común, simplemente vuelve a enfocarte en la respiración tantas veces como notes que tu mente se ha ido. Gradual-mente la mente se asentará en la respiración.
  • Preguntarse, ¿cómo es posible que me halla distraído tanto?, no ayudará, solo será otra distracción. Con amabilidad, vuelve a la respiración.
  • Verás que, con el tiempo y la práctica tu mente se asienta y esta sensación del que respira, la respiración y el respirar se funden en uno. Simplemente te vuelves la respiración.

  • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Mantén tu decisión de ser más espacioso/a en alguna situación de tu vida diaria en la que te suelas mostrar un poco impaciente, rígido o irascible. Como siempre elige una situación que puedas manejar.

  • Tómate también unos minutos diarios para ti mismo/a. Siéntate, abandona todas las historias y disfruta de unos momentos de relajación. Date ese regalo.

1Una mente no domada es una mente que está enredada y perdida en pensamientos y emociones.

2Morar o permanecer espaciosamente. También se la conoce como la meditación de la tranquilidad.

DESCARGA LA SESIÓN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU