“La meditación usando los sentidos, los pensamientos y las emociones”

Sesión 8 (28-02-2017)

Algunos puntos clave

  1. Un repaso de shamatha con soporte
  • Mirar la imagen de un Buda, cantar un mantra u observar ligeramente nuestra respiración son métodos que nos pueden llevar de regreso a la paz natural que es nuestra verdadera esencia. Estos tres métodos unidos componen lo que se conoce como la práctica unificadora, que veremos en un curso futuro.
  • Otro método que se utiliza dentro de la meditación shamatha consiste en usar los cinco sentidos como soporte de nuestra atención. De esta manera podemos utilizar algo que habitualmente es causa de distracción como ayuda para permanecer presentes.
  • La fase siguiente es usar los pensamientos como foco de nuestra meditación. Cuando miramos a los pensamientos pueden ocurrir dos cosas, o que los veamos con cierta distancia, como si mirásemos la televisión o que simplemente, al enfocarlos se disuelvan.
  • Luego podemos usar las emociones, positivas y negativas, como ayuda para la meditación. El punto clave para el uso de las emociones negativas es no enfocarnos en el objeto que ha provocado la emoción, ni en el sujeto; la historia en la que “tu” eres el protagonista, sino enfocar directamente le emoción pura.
  • Si la emoción es demasiado intensa lo que haremos será hacer surgir, de manera deliberada, otra emoción más atractiva, como por ejemplo, el deseo.
  1. ¿Cómo vas a recordar las enseñanzas?
  • ¿De que manera podemos lograr que las enseñanzas permanezcan en nosotros y surjan cuando enfrentamos dificultades?
  • La idea es tener siempre a mano una selección de enseñanzas en audio y/o vídeo que nos inspiren, que funcionen para nosotros y que podamos escuchar una y otra vez.
  • Porque necesitamos que se nos recuerde constantemente quienes somos, cual es nuestra verdadera naturaleza. Porque el samsara es muy fuerte y nos arrastra con facilidad hacia afuera, hacia nuestras proyecciones, de manera que nos es muy difícil reconocer la base de nuestro ser.
  • Necesitamos algo que nos ayude a salir de nuestros hábitos, algo que nos devuelva a la verdad, algo que nos recuerde que somos mucho más grandes que nuestros pensamientos y emociones.
  • Aunque hallamos tenido alguna experiencia de paz o claridad en nuestra práctica, al levantarnos del cojín, éstas se esfuman con facilidad y el hábito de la distracción nos vuelve a seducir sin que nos demos cuenta. Por eso necesitamos crear un “cotilleo de sabiduría” a fuerza de escuchar una y otra vez las enseñanzas, como respuesta a nuestro cotilleo ordinario lleno de confusión.
  • Si tienes una enseñanza que funcione para ti, ésta hará de “terapeuta espiritual” (¡sin que tengas que pagar por ello!) ayudándote a transformar tu mente.
  • Escuchar enseñanzas es como tener al maestro contigo, a tu disposición, siempre que lo necesites.

Tareas para casa

  • La práctica diaria en el cojín y escuchar enseñanzas es la combinación perfecta para mantenerte en el camino correcto. Esperamos verte en el próximo curso. ¡Ánimo!

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU