“La meditación usando los sentidos, los pensamientos y las emociones”. Sesión 4 (19-12-2017)

Algunos puntos clave

  1. Los tres principios clave de shamatha
  • En ocasiones, cuando en la meditación shamatha se nos anima a utilizar un soporte para enfocar la mente, nuestra tendencia es hacerlo con demasiado ahínco, de manera que terminamos concentrándonos excesivamente en el objeto (respiración, sensaciones, sonidos, etc..). El resultado de este exceso de concentración es una especie de fijación qué termina tensando y cansando a la mente; justo el resultado opuesto al que estamos buscando.
  • El punto clave de la meditación no son los soportes en sí, sino el estado de no-distracción. Los soportes son tan sólo unas ayudas temporales, una especie de muletas que cuando han cumplido su cometido (devolvernos al momento presente) deben de ser abandonadas.
  • Los maestros de meditación, conocedores de este error, nos recomiendan practicar la meditación shamatha en base a estos tres principios clave:
  • Permanecer espaciosamente: El 50% de nuestra atención permanece, o mora espaciosamente. A veces, simplemente el ser espacioso por sí mismo es suficiente para calmar la mente. Es una actitud despreocupada, relajada y abierta con respecto a todo lo que surge en la mente.
  • La atención: Debe ser una atención o concentración suave sobre el objeto que estemos usando. Por eso se recomienda poner alrededor de un 25% solamente. La atención protege y sostiene el permanecer para que no nos distraigamos.
  • La conciencia vigilante: Es la que supervisa y comprueba si estás o no atento. Esta conciencia se da cuenta si seguimos atentos al objeto en cuestión, se da cuenta si estamos presentes y también se da cuenta de todos los estímulos que aparecen a los cinco sentidos. Este elemento es el más importante de los tres, pues sin él, los otros dos – el permanecer espaciosamente y la atención – dejarán de funcionar. Así pues, otro 25% tiene que dedicarse a esta continua conciencia vigilante.
  • Estos tres elementos no están separados el uno del otro; son aspectos o funciones de la misma mente.
  1. Usando los sentidos: Usando sensaciones placenteras
  • Las sensaciones físicas agradables también pueden ser un excelente objeto que usar para enfocar nuestra atención.
  • Muchas personas malinterpretan la instrucción de observar las sensaciones agradables objetivamente durante la meditación, porque piensan que esto significa que no podemos disfrutar de ellas, pero nada más lejos de la realidad. Por medio de esta práctica estamos aprendiendo el arte de no aferrarnos a las cosas; soltando el hábito de apegarnos a aquello que nos gusta y de rechazar aquello que nos disgusta.
  • La actitud de no aferramiento es la base de la paz mental.
  • ¿Cómo usar las sensaciones agradables como objeto de meditación?

Cuándo sientas una sensación física agradable:

  1. Observa con cierta distancia como tu mente se aferra a ella, cómo intenta hacer que esta dure más.
  2. Ahora localiza en tu cuerpo la sensación agradable y pon un 25% de atención en ella.
  3. Permanece lo más espacioso que puedas durante el proceso, apoyándote suavemente en la sensación agradable para permanecer no distraído.
  4. Cada vez que te des cuenta que te has distraído no te juzgues, de manera amable, vuelve al paso número 2.
  5. Suelta la atención en la sensación agradable y durante unos instantes deja la mente presente, abierta y relajada.
  • El objetivo de estas prácticas es el de aprender a descansar nuestra atención de forma muy ligera en la información sensorial que recibimos, en vez de involucrarnos en el contenido emocional o intelectual que normalmente está asociado con estas historias. Esto nos ayudará a responder a las situaciones con sabiduría en lugar de hacerlo de forma habitual.
  • Un maestro de meditación dijo: “Una vez que aprendas a observar tus percepciones sensoriales con una actitud meditativa y en calma, descubrirás que ya no te involucras tanto de forma emocional con aquello que percibes”.

Tareas para casa

  • 1) En tu meditación diaria, empieza a relacionarte conscientemente con las sensaciones físicas placenteras. Date cuenta de como tu mente se queda apegada a ellas, luego suéltalas y limítate simplemente a observarlas con atención, conciencia y espaciosidad.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU