“La meditación usando los sentidos, los pensamientos y las emociones”

Sesión 4 (31-01-2017)

Algunos puntos clave

  1. Los tres principios clave de shamatha
  • En la meditación del morar en calma tienen que estar presentes siempre estos tres principios clave:
  • La atención: Es una atención o concentración suave sobre el objeto que estemos usando para enfocar la mente. En ocasiones la gente tiende a poner el cien por cien de su atención sobre el objeto (respiración, sensación física, sonido, pensamiento, etc..) pero esto tan solo crea fijación. Por eso se recomienda poner alrededor de un 25% solamente. Se podría decir que la atención protege y sostiene el permanecer para que no nos distraigamos.
  • La conciencia vigilante: Es la que supervisa y comprueba si estás o no atento. Esta conciencia se da cuenta si seguimos atentos al objeto en cuestión, se da cuenta si estamos presentes y también se da cuenta de todos los estímulos que aparecen a los cinco sentidos (imágenes, sonidos y demás). Este elemento es el más importante de los tres, pues sin él, los otros dos – el permanecer espaciosamente y la atención – pueden dejar de funcionar. Así pues, otro 25% tiene que dedicarse a esta continua conciencia vigilante.
  • Permanecer espaciosamente: El 50% restante de tu atención permanece, o mora espaciosamente. A veces, simplemente el ser espacioso por sí mismo es suficiente para calmar la mente. La espaciosidad engloba todo el espíritu de la meditación; es la generosidad de la base de la meditación. Es una actitud despreocupada, relajada y abierta con respecto a todo lo que surge en la mente.
  • Estos tres elementos no están separados el uno del otro; son aspectos o funciones de la misma mente.
  1. Usando los sentidos: Usando sensaciones placenteras
  • En lugar de intentar mantener las sensaciones placenteras con la esperanza de que duren, simplemente obsérvalas como una manifestación más de nuestra experiencia.
  • Cuando surgen las sensaciones y nos identificamos con ellas quedamos limitados, pues refuerzan nuestra creencia de que tan solo somos este cuerpo. Observarlas de manera objetiva nos ayuda a superar estos límites y apreciar la capacidad infinita de la mente.
  • Observar las sensaciones físicas es muy sencillo; se puede hacer en cualquier momento del día.
  • Llevar tu atención a las sensaciones, aunque sea solo por un momento, nos trae inmediatamente una sensación de ligereza y apertura, y surge una mayor claridad.
  • Estamos educando a nuestra mente para que, gracias a aquello que antes nos conducía a la distracción (imágenes, sonidos, molestias físicas, emociones, pensamientos y demás), podamos traer nuestra mente al momento presente y así, poco a poco, ir superando nuestra forma habitual de funcionar.
  • El objetivo de estas prácticas es el de aprender a descansar nuestra atención de forma muy ligera en la información sensorial que recibimos, en vez de involucrarnos en el contenido emocional o intelectual que normalmente está asociado con estas historias. Esto nos ayudará a responder a las situaciones con sabiduría en lugar de hacerlo de forma habitual.
  • Mingyur Rimpoché dijo: “Una vez que aprendas a observar tus percepciones sensoriales con una actitud meditativa y en calma, descubrirás que ya no te involucras tanto de forma emocional con aquello que percibes”.
  • La meditación no es solo una práctica espiritual para realizar en el cojín; es una manera de superarte a ti mismo y hacer frente a los desafíos de la vida cotidiana.

Tareas para casa

  • 1) En tu meditación diaria, empieza a relacionarte conscientemente con las sensaciones físicas placenteras. Date cuenta de como tu mente se queda apegada a ellas, luego suéltalas y limítate simplemente a observarlas.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU