“La meditación usando los sentidos, los pensamientos y las emociones”

Sesión 3 (24-01-2017)

Algunos puntos clave

1. Usando los sentidos: Usando las sensaciones dolorosas

  • Intentar evitar las sensaciones dolorosas, con frecuencia, solo las empeora. Sin embargo, si simplemente miramos directamente a la incomodidad, esta se vuelve más tolerable.
  • Si haces esto podrás observar como una parte de tu mente se resiste a la incomodidad mientras que otra intenta aceptarla. Darse cuenta de este proceso de manera consciente es lo que se conoce como claridad. También se puede explicar como la capacidad de ver como funciona la mente de forma simultánea en diferentes niveles.
  • El dolor y la incomodidad son sensaciones muy directas, lo cual las convierte en objetos muy efectivos para la práctica de meditación.
  • Percibir el dolor como una amenaza para nuestro bienestar hace que nos preocupemos. Esta preocupación provoca que el dolor aumente en la mayoría de las ocasiones. En cambio, si tomamos la incomodidad o el dolor como objetos de meditación, podemos verles como una forma de incrementar nuestra capacidad y claridad, al simplemente observar como nuestra mente funciona en el momento presente. Para ello, cada vez que sientas una pequeña molestia o incomodidad en alguna zona específica de tu cuerpo:
  1. Contén el impulso moverte, levantarte o estirarte.
  2. En lugar de enfocarte en la zona específica donde sientes la molestia,
  3. simplemente observa la experiencia mental del dolor.
  4. Meditar en las sensaciones desagradables no tiene como finalidad el hacer que éstas desaparezcan, sino aumentar nuestra capacidad y estabilidad a la hora de observar como funciona nuestra mente en el momento presente.
  • Cuando, por medio de la meditación, nos vamos abriendo más y más a las sensaciones incómodas, la mente podrá permanecer en éstas sin que las molestias se vuelvan el centro de tu vida. Poco a poco, comenzamos a aceptar la incomodidad como parte de la vida, y esta aceptación nos traerá cada vez más paz y ligereza.
  • Si el dolor que experimentas es el síntoma de un grave padecimiento médico, evita enfocarte en los resultados. Si tu motivación subyacente es deshacerte del dolor, de hecho estarás reforzando los patrones neuronales asociados con el miedo al dolor. La manera de debilitar estos patrones neuronales es hacer el esfuerzo de observar objetivamente el dolor, dejando que los resultados se resuelvan por si solos. Por supuesto, todos deseamos mejorar, pero debemos evitar el enfocarnos obsesivamente en ello.

Tareas para casa

  • 1) En tu meditación diaria, empieza a relacionarte con las sensaciones físicas incómodas. Comienza a usar pequeñas molestias, algo suave que puedas manejar, como foco de tu meditación, poniendo en práctica los cuatro puntos explicados más arriba.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU