“LA MEDITACIÓN, LA CONCIENCIA Y LA ESPACIOSIDAD”

Sesión 7 (17-07-18): El verdadero propósito de la meditación.

1. El verdadero propósito de la meditación

  • Aunque en la meditación se comienza usando algunas “ayudas” como enfocarse en la respiración, en los objetos, en los sonidos y demás soportes que veremos en otros cursos, es muy importante saber que estos soportes no son la meditación en sí; se usan con el propósito de ayudar a que la mente se calme pero cuando hemos alcanzado este estado de paz mental, deben ser abandonados.

  • Más allá de lo que aparenta ser en un principio, el fin de la meditación no es tan solo alcanzar un estado de calma y relajación. Se podría decir que esto es tan solo el primer paso, la preparación del terreno. Pero la meditación tiene muchas etapas y niveles.

  • Su propósito más elevado es despertar en nosotros la naturaleza, semejante al cielo, de la mente, nuestra verdadera naturaleza, nuestro verdadero ser, con la cual hemos perdido contacto.

  • Cuando por medio de la práctica retomamos el contacto con nuestro verdadero ser, lo que se revela es una profunda paz y libertad, un espacio increíble; sabiduría y compasión al nivel más elevado.

  • Si hemos estabilizado en vida el reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza, en el momento de la muerte no tendremos miedo. Por eso, lo más importante que podemos hacer en nuestra vida es reconocer y estabilizar la naturaleza de nuestra mente.

2. Shamatha sin soporte

  • La esencia de la meditación es el estado de no distracción. Al principio, practicamos shamatha usando diferentes soportes como la respiración, un objeto, un mantra, los sentidos, los pensamientos o las emociones. Pero según vamos siendo capaces de descansar naturalmente en el estado de no distracción los soportes ya no son necesarios. A esto se le llama shamatha sin soporte.

  • ¿Cómo se siente este estado de no distracción? Dudjom Rimpoché solía decir: “Es como la experiencia de alguien que acaba de terminar un trabajo agotador. Una vez terminada la tarea experimenta una satisfacción llena de dicha. De forma natural su mente llega al estado de calma y permanece relajado durante un rato, sin que le atrape el patrón habitual de ponerse a pensar sobre todo lo que hay bajo el sol”.
  • Así que, simplemente suelta y relájate. Gradualmente, al ser capaz de descansar tu mente de forma natural en el estado de no distracción, simplemente te relajas. No necesitas soltar nada porque no hay nada que soltar, ya estás en el estado de no distracción. No hay nada en particular que hacer, es simplemente soltar y relajarse.

  • Si surge cualquier pensamiento, emoción o sensación no tienes porque bloquearlo pero tampoco tienes que ir detrás de él. Simplemente descansa de forma abierta, en el momento presente, sencillamente permitiendo que surja lo que tenga que surgir. Si surgen pensamientos o emociones, simplemente permítete ser consciente de ellos.

  • Shamatha sin soporte no es solo el estado de no distracción; es el estado del ahora. Por eso se dice: “Permanece abierto en el momento presente, en el estado de no distracción. Sin seguir el pasado, ni anticiparse al futuro, permanece presente en la conciencia pura del ahora”.
  • Y aunque no estés focalizándote en nada en particular en este shamatha sin soporte, aún hay una cierta presencia mental. Tienes mucha estabilidad pues no estás disperso. Es como un centro de conciencia.

  • Shamatha sin soporte es el fundamento de todas las prácticas de meditación. Es el estado de no distracción sin perder el estado de conciencia, no solo en la meditación sino también en que todo lo que hacemos: al comer, al caminar, etc. Es como si estuvieses por encima de todas las cosas.

  • Cuando permaneces en esta conciencia te das cuenta que eres mucho más que tus pensamientos, emociones y percepciones. Al elevarte por encima de ellos ya no te enredas. Ya no temes a tus pensamientos pues comienzas a ver que tu no eres esos pensamientos y emociones. Cuando nos identificamos con ellos nos creemos que somos ellos y es eso lo que los hace parecer tan poderosos. Pero una vez que te das cuenta que tan solo son pensamientos y emociones ya no les das tanta importancia, no necesitas seguirlos. Puedes discernir, con que pensamientos quedarte y cuales ignorar; esto es sabiduría.
  • Al hacerlo y liberarte de ellos empiezas a confiar más y más en tu verdadera naturaleza, te das cuenta que eres mucho más grande que tus pensamientos y emociones.

  • Este estado te lleva al estado de claridad natural donde la conciencia simplemente es. Estás descansando en la conciencia de la naturaleza de tu mente.

Consejo final

  • 1. Ven a las sesiones de meditación en grupo este verano.
  • 2. Practica todos los días, formal e informalmente.
  • 3. Lee “La alegría de vivir” de Mingyur Rimpoché y/o “El libro tibetano de la vida y de la muerte”, especialmente el capítulo 5. Y aprovechando que es verano y dispones de más tiempo, si sientes curiosidad por aspectos de la vida del Buda, el libro “Camino viejo, nubes blancas” de Thich Nhat Hanh es una auténtica joya.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU