“LA MEDITACIÓN, LA CONCIENCIA Y LA ESPACIOSIDAD”

Sesión 3 (18-07-17): La importancia de la espaciosidad

1. Dale espacio a tu mente

  • Si intentamos conocernos a nosotros mismos a través de comprender nuestros pensamientos y emociones, eso no tendrá fin.
  • La paz mental se logra encontrando la raíz de la mente, la esencia de la mente. Cuando no encontramos o no reconocemos la esencia de la mente, y, por el contrario, nos perdemos en los pensamientos y las emociones, la mente se puede volver una auténtica pesadilla, nuestro peor enemigo.
  • El nirvana1 acontece cuando soltamos las historias y giramos la mente hacia el interior, permaneciendo estables en nuestra verdadera naturaleza.
  • Los pensamientos no son el problema, el problema es el aferramiento, o dicho de otra forma: el pensar acerca del pensamiento. Como decía un maestro:“Permanece libre del pensamiento posterior”, lo que significa que dejemos de seguir proyectando historias.
  • Una vez sueltas tu excesivo interés por lo que aparece en la mente, deja que la mente se asiente, déjala que permanezca lo más natural posible. Sin ningún propósito, foco u objetivo, como cuando miras el océano o el cielo. Sin seguir el pasado ni anticiparse al futuro, deja que la mente repose en la conciencia pura del ahora.
  • A través de la meditación no bloqueamos nada de lo que surge pero tampoco nos dejamos arrastrar por ello. Como recomiendan los maestros: “Deja el ver en el ver, el oír en el oír y el pensar en el pensar”. No te aferres a lo que aparece en la mente, tan solo permanece presente y muy espacioso.
  • No forcejees con la mente ni te pelees con los pensamientos y las emociones. Recuerda: El propósito de la meditación es comprender a la mente para hacernos amigos de ella.
  • Para superar nuestra mente conceptual llena de juicios debemos darle a la mente algo que hacer. Este “hacer” es la meditación. En la meditación shamatha hay tres aspectos que deben estar siempre presentes:
  1. Atención: Dedicar un 25% de nuestra conciencia a observar la respiración, por ejemplo. Poner un 100% de atención produciría el resultado contrario al que pretendemos, pues desarrollaría fijación, tensión y apego. Es una atención suave.
  2. Conciencia: Otro 25% se dedica a esta conciencia continua que vigila, que está consciente, que sabe y conoce si estás atento o no. Es el punto más importante, sin el cual, los otros dos dejarán de funcionar.
  3. Espaciosidad: Se dice que debemos dedicar un 50% de nuestra conciencia a morar espaciosamente. Como dijo el maestro zen Suzuki Roshi: “La forma de controlar una vaca o una oveja es darles un gran campo para pastar”. Trasladado a nuestra mente; si queremos controlar nuestra mente démosle un gran espacio.
  • Es una paradoja pero este “hacer” nos liberará del “hacer” y nos llevará a “ser”. Permanecer en este “ser” nos ayudará a estar menos en la cabeza, menos enredados en pensamientos y emociones, con más felicidad, contento y paz interior.

2. Simplemente sé espacioso

  • Esta actitud de ser espaciosos hacia nosotros mismos, hacia nuestros pensamientos y emociones, hacia las circunstancias y situaciones que estamos viviendo, es un factor clave a la hora de ser felices.

  • Ni bloqueamos, ni nos dejamos arrastrar por aquello que surge en la mente. Lo que surge está bien, pero si te enredas con ello luchando o apegándote, solo crearás más confusión. Déjalo todo tal cual es. Sé amable y bondadoso/a contigo mismo/a.

  • La espaciosidad es una forma de ser generosa, abierta, cálida y comprensiva hacia nuestros pensamientos y emociones.

  • Un error muy común entre los meditadores es pensar que la meditación tiene que ver con “hacer” algo; “hacer” meditación, pero lo cierto es que meditar tiene mucho más que ver con “dejar de hacer”, con relajarse, con permanecer de manera espaciosa en el momento presente. Es una forma sencilla y natural de ser.

Tareas para la semana

  • Siéntate cada día unos minutos, trae la mente a casa y relájate en el simplemente ser. Luego gira tu atención al interior y observa tu estado de ánimo. Observa las reacciones de tu mente ante esta toma de conciencia. Mientras observas como te sientes afloja toda tensión y se muy espacioso/a con tu estado actual. Si te cuesta dar espacio a como te sientes, entonces, ¡se espacioso/a con el hecho de que te cuesta ser espacioso! Date ese regalo, ese descanso. Te lo mereces. Cada vez que te distraigas vuelve al recuerdo de esta sensación expansiva que es la espaciosidad y permanece ahí tanto tiempo como te apetezca.

1Paz, liberación, felicidad.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU