“LA MEDITACIÓN, LA CONCIENCIA Y LA ESPACIOSIDAD”

Sesión 2 (11-07-17): Permaneciendo en la claridad de la mente

1. La conciencia espaciosa de la meditación

  • Los aspectos básicos de la meditación son muy sencillos:
  1. Deja que los pensamientos y las emociones vengan y se vayan, sin aferrarte a ellos.
  2. Si eres consciente de lo que está pasando y eres capaz de permanecer en un estado de no-distracción, entonces todo lo que experimentes es de hecho, meditación.
  • Quizá te preguntes: ¿Qué diferencia hay entre meditar y estar sentado de forma habitual con mis pensamientos y emociones? La diferencia es que en la meditación sabes que estas consciente, en tu forma habitual, no. Esta conciencia lo cambia todo.
  • Cuando por medio de la práctica de la meditación nuestra mente puede permanecer en el momento presente sin la ayuda de ningún soporte (como la respiración), llegamos a lo que se conoce como shamatha1 sin soporte. En este shamatha sin soporte empezamos a darnos cuenta de la propia conciencia, empezamos a reconocerla, lo cual nos ayuda a liberarnos poco a poco del influjo de los pensamientos y las emociones.
  • Cuando hay pensamientos la conciencia está ahí y cuando no hay pensamientos la conciencia también está ahí. La conciencia siempre está presente, detrás de todo. El problema es que, debido a nuestro hábito de estar interesados constantemente en el contenido de la mente tendemos a pasarla por alto, y debido a ello, terminamos identificándonos con los pensamientos y emociones.
  • Al lograr la meditación, aunque surjan los pensamientos y las emociones no nos dejamos arrastrar por ellos. Independientemente de lo que surja en la mente, el meditador no pierde la conciencia; ya no se deja seducir tan fácilmente por lo que percibe. Mirar la mente empieza a parecerse a ver una película; vemos todo lo que aparece en la pantalla pero reconocemos que nosotros no estamos en la película. Hay un espacio entre nosotros y lo que estamos percibiendo. Este espacio es la conciencia.
  • La ausencia de conciencia es la ignorancia y es la fuente de todos nuestros problemas.
  • No es una conciencia rígida y llena de esfuerzo, es más bien una conciencia relajada y llena de espacio, como el cielo, como el océano…
  • No le des tanta importancia a los pensamientos y emociones. Son nuestros juicios, bueno – malo, bonito – feo, etc… los que les dan poder. Lo más importante es reconocer la conciencia, donde los pensamientos y emociones aparecen y desaparecen. Shakespeare dijo: “Nada es bueno o malo, es el pensar lo que lo vuelve así”. De hecho, a nivel último no existe esta dualidad de bueno y malo.
  • La meditación nos ayuda a superar nuestra mente juiciosa.
  • La conciencia es nuestro auténtico mejor amigo, ¿por qué? Porque es confiable, no cambia, siempre está con nosotros. Esta conciencia es lo que realmente somos.

2. El secreto yace en mirar al interior

  • Cuando hablamos de la mente creemos que ésta solo son pensamientos y emociones, pero los pensamientos y emociones son solo un aspecto de la mente: sus apariencias. Son como los rayos del sol, que no son el sol en sí. Pero las enseñanzas nos dicen que la mente tiene otro aspecto mucho más importante: la esencia o naturaleza de la mente.

  • El problema con nuestra mente es que está siempre girada hacia afuera, perdida en los pensamientos y las emociones, lo cual nos aleja cada vez más de nosotros mismos. Es ahí donde comienza el samsara2, el sufrimiento. En nuestra confusión tratamos de poner fin a este sufrimiento buscando en el exterior, lo cual solo perpetúa el problema. Guru Rimpoché dijo: “No busques investigar la raíz de los fenómenos (pensamientos y emociones), encuentra la raíz de la mente”. No se trata de mirar al exterior, el secreto radica en mirar hacia el interior. Mirar al interior significa traer la mente a casa y reconocer la naturaleza de la mente.

Tareas para la semana

  • Siéntate cada día unos minutos, trae la mente a casa y relájate en el simplemente ser. Luego, cada vez que aparezca un pensamiento o una emoción no lo juzgues; recuerda que solo son el aspecto pasajero de la mente: sus apariencias. Déjalos marchar llevando tu atención hacia tu cuerpo, la respiración o la propia conciencia, como prefieras. Cualquier cosa que te saque de seguir enredado con las historias y girar la mente hacia el interior estará bien.

1Shamatha significa la meditación del morar en calma o la meditación de la tranquilidad, mediante la cual sacamos a la mente de la distracción dándole un objeto en el cual enfocarse. Este foco ayuda a que la mente se calme.

2El samsara es tanto un estado mental confuso de identificación con los pensamientos y las emociones, como el mundo exterior de sufrimiento que se crea debido a esta confusión.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU