“LA MEDITACIÓN, LA CONCIENCIA Y LA ESPACIOSIDAD”

Sesión 1 (05-06-18): Meditar es simplemente ser.

¡Bienvenidos/as a este nuevo curso!

  • El propósito de este curso es el de ayudarnos a conectar con la simplicidad de la meditación. Meditar es fácil.

1. ¿Qué es la meditación?

  • En primer lugar, es importante que conozcamos que la meditación no es tanto una tarea a realizar, sino más bien una manera hábil y sabia de relacionarnos con todo lo que aparece en nuestra mente o de hacernos amigos de nuestra mente, dicho de otro modo.
  • En la meditación no tratamos de forzar a la mente para que se calme o para que llegue a un estado en particular. Meditar, en tibetano Gom, tiene que ver más con familiarizarse de una manera distinta con nuestra mente. Es un proceso a través del cual aprendemos a conocer nuestra mente.
  • Cuando comenzamos a meditar y se nos indica que debemos girar nuestra atención hacia el interior, lo que observamos, casi de inmediato, es lo agitada y confusa que está nuestra mente; cómo no para de saltar de pensamiento en pensamiento. Por eso lo primero con lo que tenemos que trabajar es con la atención, aprendiendo a estar presentes, disfrutando de la sencillez y la paz que conlleva el estar simplemente aquí, sin expectativas, metas ni preocupaciones.
  • Este primer tipo de meditación, cuya esencia es permanecer en el estado de no-distracción, se llama shamatha (Skt.) o shiné (Tib.). Este shamatha o shiné se traduce como la meditación del morar en calma. Se trata de reunir toda este mente tan dispersa en un solo punto: el momento presente. El “efecto secundario”, podríamos decir, de permanecer en el momento presente es que la mente, por si sola, se va asentando, se va calmando. Permanecer en este estado natural de ser es lo que realmente es la meditación.
  • En nuestro estado habitual de distracción, todas nuestras “películas mentales” parecen muy reales, pero cuando la mente se asienta y se calma comenzamos a ver como todos estos pensamientos y emociones van perdiendo fuerza, se van disolviendo y lo que surge entonces es un aspecto mucho más auténtico de nosotros mismos. Esto nos revela que la mente tiene dos aspectos: Las apariencias de la mente (todas nuestras historias) y la esencia o naturaleza de la mente (lo que somos realmente).

2. La meditación es solo ser

  • Aprender a meditar es aprender a dejar la mente, aprender a simplemente ser. Es lo contrario de lo que hacemos habitualmente: pensar, hablar y hacer en exceso, por eso debemos recuperar esta conciencia de ser.

  • El secreto de la meditación es aprender a estar contigo mismo, dejando que todos los pensamientos y las emociones se disuelvan. Es entonces cuando nuestro ser puro se revela.

  • Para cuidar de nuestra mente debemos dejar de alimentarla con pensamientos y más pensamientos. El problema es que de tanto pensar hemos llegado a creer que somos todo lo que aparece en nuestra mente, por eso nos comportamos como marionetas que bailan al son de los pensamientos que aparecen en escena. Esta manera de funcionar nos hace muy infelices.

  • Todo el propósito de la meditación es descubrir la sabiduría que se encuentra más allá de los pensamientos. Esta sabiduría se revela cuando te permites simplemente ser.

Tareas para la semana

  • Siéntate cada día un rato y conecta con la experiencia de simplemente ser, sin hacer, sin hablar y sin pensar. Cuando surjan pensamientos déjalos pasar y recuerda tu propósito de sencillamente ser. Si te ayuda el observar la respiración, hazlo.
  • Más valen 5 minutos todos los días que 2 horas un día y luego nada.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU