La Esencia de la Meditación

Usando los pensamientos desagradables como soporte, sesión 07/04/16

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión de ayer. Esperamos que os sean de utilidad:

“¡No te tomes tan en serio lo que surge en la mente!”.

Sogyal Rimpoché

  • En la sesión de ayer, en primer lugar, estuvimos profundizando en el punto clave de reconocer los dos aspectos de la mente: Las apariencias y la esencia. Para lo cual hicimos una meditación guiada mediante la que pudimos reconocer una y otra vez que los pensamientos solo son las apariencias de la mente, las manifestaciones de la mente, la forma en que la mente se expresa. Pero, ¿que parte de nuestra mente es capaz de darse cuenta de todo esto? Esta conciencia que es capaz de reconocer que los pensamientos solo son las manifestaciones de la mente, está íntimamente relacionada con su otro aspecto: la esencia o naturaleza de la mente.

  • Cuando destapamos esta verdad, podemos reconocer que los pensamientos no son tan reales como nos parecía cuando permanecíamos distraídos. Al reconocerlos como meras apariencias, como simples historias mentales, estamos en disposición de poder comenzar a utilizarlos como objeto de nuestra meditación. Empezamos entonces a reconocer que no somos el actor principal de nuestro drama interno, si no más bien, un mero espectador del mismo. Y el hecho de que nuestra película personal continúe o termine y tenga un contenido alegre o triste, interesante o aburrido, deja de afectarnos tanto.

  • El propósito de la meditación es el de ayudarnos a revertir el hábito de permanecer siempre enredados en las apariencias de la mente y comenzar a familiarizarnos más con nuestra mente cuando no esta distraída, con nuestra mente en su estado natural. Este punto es clave para lograr la paz mental y el contento que tanto ansiamos.

Meditar usando los pensamientos desagradables

  • Para poder empezar a utilizar los pensamientos desagradables como objeto de nuestra meditación es fundamental el tener una práctica diaria. Practicar la meditación del morar en calma (shamata) de manera regular, hará que nuestra mente se vaya asentando y vaya ganando estabilidad, aplomo y claridad.
  • Por eso, no te conformes con aprender solo conceptualmente las prácticas que estamos viendo en el curso, ponlas en acción, de manera que toda la teoría se convierta para ti en una experiencia personal mediante la cual, poder transformar tu vida.
  • La mejor manera de trabajar con los pensamientos desagradables es:
  1. Dar un paso atrás (salirte de la escena mental) y descansar un rato en shamata sin soporte (el shamata sin soporte lo veremos muy pronto), en el estado de no distracción*.*Aunque aquí Rimpoché recomienda este tipo de meditación, como todavía no hemos llegado a ese punto, en nuestro caso es recomendable ayudarnos de un objeto para poder permanecer en el momento presente, como por ejemplo, la respiración.
  2. Observar cada pensamiento desagradable por separado. Los pensamientos no vienen en grupo si no uno detrás de otro, lo cual nos permite ir observándolos según aparecen.
  3. Ir alternando entre observar el pensamiento desagradable y descansar la mente en el momento presente.
  • Al enfocar nuestra atención en cada pensamiento desagradable podremos constatar que éstos son interrumpidos por pensamientos banales, como ir a la compra, tareas pendientes etc. Al continuar practicando nos daremos cuenta de que los pensamientos incómodos no son tan sólidos como creíamos en un principio. Es la distracción la que los hace parecer tan poderosos.
  • La clave es ir observándolos uno a uno. La conciencia los desconectará de su fuente de energía y así, poco a poco se irán apagando como una fogata a la que se deja de añadir leña.

Práctica para la semana: Medita todos los días, este es el paso más importante.

En tu día a día sigue observando los pensamientos, recordando que solo son las apariencias de la mente.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU