SESIÓN 6 “La Esencia de la Meditación”

ALGUNOS PUNTOS CLAVE

El verdadero propósito de la meditación

  • Aunque en la meditación se comienza usando algunas “ayudas” como enfocarse en la respiración, en los objetos, en los sonidos y demás soportes que veremos más adelante, es muy importante saber que estos soportes no son la meditación en sí; se usan con el propósito de ayudar a que la mente se calme pero cuando hemos alcanzado este estado de paz mental, deben ser abandonados.

  • Más allá de lo que aparenta ser en un principio, el fin de la meditación no es tan solo alcanzar un estado de calma y relajación. Se podría decir que esto es tan solo el primer paso, la preparación del terreno. Pero la meditación tiene muchas etapas y niveles.

  • Su propósito más elevado es despertar en nosotros la naturaleza, semejante al cielo, de la mente, nuestra verdadera naturaleza, nuestro verdadero ser, con la cual hemos perdido contacto.

  • Cuando por medio de la práctica retomamos el contacto con nuestro verdadero ser, lo que se revela es una profunda paz y libertad, un espacio increíble; sabiduría y compasión al nivel más elevado.

  • Si hemos estabilizado en vida el reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza, en el momento de la muerte no tendremos miedo. Por eso, lo más importante que podemos hacer en nuestra vida es reconocer y estabilizar la naturaleza de nuestra mente.

Una forma de ser

  • La meditación es un proceso muy natural, de hecho, las meditaciones más elevadas son las más naturales.

  • Cuando permaneces espaciosamente, cuando simplemente eres, no hay objetivo alguno que alcanzar. No estamos tratando de lograr nada o de deshacernos de nada. Es importante ser totalmente naturales y estar lo más sueltos que podamos. Para ello, permanece atento, consciente y muy espacioso. Presente. Sin expectativas ni miedos. Cómodo, relajado, suelto y en contacto contigo mismo.

Tareas para la semana

  • Práctica formal e informal: Trae a tu meditación la sencillez de simplemente ser, recordando que por muchas nubes que hallan en este momento, el cielo nunca se ve afectado por éstas; siempre permanece abierto, espacioso, puro y radiante. Nada puede dañarlo, estropearlo o mancharlo. En esa confianza relájate y descansa.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU