SESIÓN 3 “La Esencia de la Meditación” (17-10-17)

ALGUNOS PUNTOS CLAVE

  1. Observar la respiración
  • Cuando empezamos a meditar nos damos cuenta de lo distraída que esta nuestra mente. Hay muchos métodos para ayudar a que la mente se centre. Uno de los más sencillos es observar la respiración.
  • En este método:
  1. No necesitas cambiar tu forma normal de respirar.
  2. Simplemente nota que estas inhalando, simplemente nota que estás exhalando.
  3. No hay comentarios ni análisis sobre la respiración.
  4. Enfócate más en la exhalación dejando que la inhalación ocurra de manera natural.
  5. Si te das cuenta de que te has distraído no te preocupes, simplemente trae tu mente de vuelta con suavidad a la exhalación.
  1. El enfoque gradual y los tres principios clave de shamatha
  • Este estado de distracción en el que se hallan inmersas nuestras mentes es causa de multitud de problemas. Estamos tan dispersos que hemos perdido el contacto con nosotros mismos. Para recobrar este contacto debemos utilizar el antídoto contra la distracción, que es la atención.
  • Esta práctica de la atención se puede realizar con la ayuda de un soporte (shamata con soporte) o sin él (shamata sin soporte).
  • Un soporte común a todas las disciplinas meditativas es usar la respiración como objeto sobre el que enfocar nuestra atención.
  • Básicamente la mente tiene dos aspectos: claridad y movimiento. El aspecto de movimiento está conectado con la respiración (Scto. Prana, Tib. Lung). Es por eso que observar la respiración es una forma de domar a la mente.
  • Lo que estamos haciendo es ayudar a que la mente suelte su tendencia a aferrarse a todo lo que percibe y regrese a su estado natural de un puro conocer, de un mero darse cuenta, de una conciencia pura.
  • Aunque ésta es una práctica de concentración, no debemos quedar “fijados” en el objeto concentrándonos en exceso. Para evitar esto los maestros recomiendan poner tan solo un 25% de atención en la respiración.
  • Tras unos instantes de observar la respiración te darás cuenta de que te has distraído, por lo que también necesitamos otro 25% que supervise que estamos siendo atentos. Es una conciencia que vigila que estamos observando la respiración.
  • El 50% restante lo dedicamos a relajarnos espaciosamente en un estado de morar en calma.
  • A esta atención, conciencia vigilante y permanecer espaciosamente, se los conoce como los tres principios clave del shamata. De los tres, la conciencia vigilante es el principal.
  • La disciplina para esta práctica es traer una y otra vez la mente de vuelta a la respiración. De esta forma, la mente terminará asentándose en la respiración.
  • Pensar, ¿como es posible que me halla distraído tanto? Es tan solo otra distracción. Simplemente trae la mente de regreso a la respiración.

Tareas para la semana

  1. Práctica formal (en cojín o silla): Siéntate todos los días en una habitación a solas 10 minutos y observa tu respiración con atención, conciencia vigilante y espaciosidad. Cada vez que te distraigas no te juzgues; simplemente y con suavidad vuelve a llevar tu atención a la respiración y relájate.
  2. Práctica informal (en el día a día): Encuentra en tu jornada muchos pequeños momentos para, en lugar de dejar que la mente permanezca distraída, llevar tu atención a la respiración con conciencia y una actitud espaciosa. Luego suelta el ejercicio y continúa normalmente. Repítelo cuantas veces puedas durante el día (recuerda: “Poco tiempo, muchas veces”).

El próximo martes comentaremos como ha ido.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU