La Esencia de la Meditación

¿Quienes somos? – sesión 12/05/16

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión de ayer. Esperamos que os sean de utilidad:

“Todo el objetivo del camino espiritual es liberar a la mente de su aferramiento

y devolverla a la conciencia pura”

                                                       Sogyal Rimpoché

¿Quienes somos?

  • Si no somos nuestros pensamientos y emociones, entonces ¿quiénes somos?

  • Todos nuestros pensamientos, emociones y sentimientos están cambiando constantemente. Este hecho hace que no sean algo confiable en lo que basarnos para determinar nuestra identidad. ¿Hay algo entonces en nosotros que sea constante e inmutable? ¿Hay algo en nuestro interior en lo que podamos depositar toda nuestra confianza?

  • En nuestro continuo mental fundamental hay esta claridad, esta conciencia, esta capacidad natural de darnos cuenta, de comprender. Pero no debemos quedarnos atrapados en las palabras tratando de ponerle un nombre. Es algo experiencial.

  • ¿Quién es el que comprende? ¿Qué es “eso” que puede comprender? Es la capacidad de la mente de percatarse, de darse cuenta. Es la conciencia a la que podemos llamar “luz clara”. Esta conciencia siempre nos ha acompañado; estuvo en el pasado, está ahora y estará en el futuro con nosotros, se dice, hasta que logremos la iluminación.

  • El problema es que no la reconocemos y por el contrario nos aferramos a los pensamientos y las emociones, que son solo las apariencias de la mente. Es entonces cuando surgen la esperanza y el miedo.

  • Esta mente que se da cuenta ha sido mal utilizada por el ego para aferrar. Todo el objetivo del camino espiritual es liberar a la mente de su aferramiento y devolverla a la conciencia pura. Este es el objetivo de la meditación al nivel más elevado.

  • Cuando experimentamos la conciencia clara nos liberamos de la esperanza y el miedo y de todas las historias. ¿Y donde está esta conciencia clara? Está siempre contigo, de forma inmutable. Sin importar los pensamientos que surjan en nuestra mente, esta conciencia permanece inmutable.

  • De este descubrimiento surge la gran simplicidad, el contento, la alegría y la felicidad. No importa lo compleja que pueda ser tu vida exteriormente, si has saboreado esta simplicidad interior, las circunstancias ya no te arrastraran tan fácilmente. A esta actitud la podríamos llamar una “dignidad despreocupada”.

  • Esta conciencia no solo está conectada con la mente sino también con el corazón. Es el sentimiento puro y fundamental. Y surge por el simple hecho de estar en contacto con nosotros mismos. Es como cuando las nubes que cubrían completamente el cielo se apartan y tenemos la experiencia directa de lo que es el cielo realmente.

  • Práctica para la semana: Cada vez que te acuerdes en tu día a día, párate un segundo y pregúntate: ¿Quién soy? ¿Quién soy realmente?

  • DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU