La Esencia de la Meditación

Meditar usando las emociones, sesión 28/04/16

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión de ayer. Esperamos que os sean de utilidad:

“Mientras tengamos una mente, habrá pensamientos y emociones”.

Sogyal Rimpoché

Meditar usando las emociones

  • Se aplica el mismo principio que al trabajar con las sensaciones físicas.
    Hay dos métodos para meditar usando las emociones, dependiendo si esta es positiva o negativa:
    1. Positiva: las emociones positivas son beneficiosas, fortalecen nuestra mente y aumentan nuestra confianza.
    En este caso podemos enfocarnos tanto en la emoción como en el objeto que nos genera esa emoción (ej. tu hijo y el amor que sientes por él). Enfocarte en el objeto (tu hijo) alentará la emoción positiva (el amor).
    2. Negativa: las emociones negativas debilitan la mente y disminuyen nuestra confianza.

    En este caso enfocarse en el objeto sólo reforzaría la emoción negativa, por ello simplemente descansa tu atención en la emoción en sí, más que en el objeto. Mira directamente a la emoción sin analizarla, sin aferramiento y sin dejarte arrastrar por ella. No nos enfocamos ni en el sujeto ni en el objeto .

    Al mirarla directamente se corta el flujo de negatividad pues la emoción es desconectada de su fuente de energía.

  • Si el objeto es tan claro, tan intenso que no lo puedes ignorar, no lo intentes bloquear, por el contrario, enfócate en su forma, olor, sabor, sonido o textura del objeto en particular. Al apartarte del contenido emocional nada será capaz de perturbarte.

  • Sí la emoción es demasiado intensa (por ejemplo, la ira) no la mires directamente al principio, haz surgir deliberadamente otra emoción (como el deseo) y úsala como foco de tu meditación. Esto tiene una explicación científica:
    A las neuronas les encanta cotillear. Conforme más neuronas se van uniendo al grupo de la ira, mas va aumentando la emoción. Al generar deliberadamente otra emoción como el deseo, algunas neuronas dudaran entre unirse al grupo de la ira o al del deseo. Conforme aumenta el grupo del deseo, el grupo de la ira se irá debilitando cada vez más.

  • El peor tipo de meditador es aquel para quien los pensamientos y las emociones son como enemigos. El mejor tipo de meditador es aquel que sabe cómo tomar el poder de esos pensamientos y emociones y transformarlos en meditación.

  • Al observar los pensamientos y las emociones nos daremos cuenta de lo irracionales, fluctuantes y cambiantes que son. Es su gran velocidad la que les da sensación de realidad y solidez.

  • Conforme nos damos cuenta de la falta de solidez de los pensamientos y las emociones empezamos a identificarnos más con la esencia de la mente que con sus apariencias.

  • Trabajar con las emociones nos ayudará a superar infinidad de problemas.

  • DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU