La Esencia de la Meditación

El verdadero propósito de la meditación (Sesión 10-12-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión del jueves. Esperamos que os sean de utilidad:

“Aprender a vivir es aprender a desprenderse”.

Sogyal Rimpoché (Destellos de Sabiduría)

  • El objetivo de la meditación es el de transformar nuestra mente, o dicho de otra forma, el de reconocer y familiarizarnos con nuestra mente cuando está transformada.

  • Nuestro estado habitual de distracción nos hace pensar que solo existe un “tipo” de mente, esa que siempre anda enredada en historias y preocupaciones, pero los maestros nos advierten que eso solo son las apariencias de la mente. De hecho hay otro tipo de mente1, que se revela cuando somos capaces de soltar las historias, cuando las reconocemos como meras apariencias. Esa es la mente con la que debemos familiarizarnos, la mente transformada, la mente en su estado natural, la llamada esencia de la mente.

El verdadero propósito de la meditación

  • El propósito más elevado de la meditación es despertar en nosotros la verdadera naturaleza, semejante al cielo, de la mente.

  • Cuando conectamos con la paz profunda que surge de experimentar nuestra verdadera naturaleza, se producen importantes cambios a nivel físico, emocional y espiritual. Esta conexión nos aporta una gran confianza. Es sabiduría y compasión al nivel más elevado.

  • Si durante la vida nos vamos familiarizando con nuestra verdadera naturaleza, en el momento de la muerte no tendremos miedo. Por eso, la tarea más importante que podemos hacer en nuestra vida es reconocer la esencia de la mente. Pensar, preocuparse y demás es tan solo una pérdida de tiempo que no nos aporta ningún beneficio.

Una forma de ser

  • La meditación es un proceso muy natural, de hecho, las meditaciones más elevadas son las más naturales.

  • Cuando permaneces espaciosamente, cuando simplemente eres, no hay objetivo alguno que alcanzar. No estamos tratando de lograr nada o de deshacernos de nada. Es importante ser totalmente naturales y estar lo más sueltos que podamos. Para ello, permanece atento, consciente y muy espacioso. Presente. Sin expectativas ni miedos. Cómodo, relajado, suelto y en contacto contigo mismo.

  • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Toma la decisión de sentarte todos los días, aunque solo sean 5 minutos. Haz una práctica lo más sencilla y natural posible, enfocándote en la respiración y dejando que la mente se vaya calmando poco a poco.

1 Esto no quiere decir que haya dos mentes diferentes, es la misma mente en dos “posturas” distintas: cuando esta girada hacia el exterior, perdida en sus proyecciones o cuando está girada hacia el interior, reconociendo su verdadera naturaleza.

DESCARGAR EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU