La Esencia de la Meditación

El enfoque gradual (Sesión 3-12-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión del jueves. Esperamos que os sean de utilidad:

“No son las apariencias (de la mente) las que te atan, sino el aferramiento a ellas. Por lo tanto abandona el aferramiento, O Naropa”.

Tilopa (consejo a su discípulo Naropa)

  • El problema no son los pensamientos y las emociones. El efecto que tengan en nuestra vida va a depender de como nos relacionemos con ellos.

  • A la hora de trabajar con las apariencias de la mente tenemos dos enfoques:

  1. El enfoque directo o de sabiduría: Cuando reconocemos la verdadera naturaleza de los pensamientos y emociones, en un solo instante, estos se disuelven.

  2. El enfoque gradual o de los medios hábiles: A veces este “salto” del enfoque directo es demasiado grande para nosotros y necesitamos de ciertas ayudas que nos faciliten el poder dar ese giro de la mente al interior.

El enfoque gradual: Observar la respiración

  • El hábito de la mente de permanecer siempre perdida en mil historias, nos provoca un gran sufrimiento. Por eso, si queremos ser felices necesitamos “traerla de nuevo a casa” por medio de la práctica de la meditación.

  • El antídoto para la distracción es la atención. Esta práctica puede realizarse con o sin un objeto como foco, pero en nuestro caso siempre empezamos utilizando la respiración. Lo bueno de enfocarse en la respiración es que es una forma de permanecer presentes muy sencilla y natural.

  • El movimiento de la mente está directamente relacionado con la respiración, así pues, cada vez que nos enfocamos en la respiración estamos transformando la mente. Es algo muy sencillo: al inspirar notamos que estamos inspirando y al expirar notamos que estamos expirando, nada más.

  • Con esta sencilla atención a la respiración estamos ayudando a que la mente deshaga sus propios nudos. Estamos sacándola de su hábito de permanecer distraída.

  • Aunque este tipo de meditación tiene que ver con la concentración, para no quedar “fijados” en la respiración, no deberíamos concentrarnos en exceso. Por eso los maestros recomiendan poner tan solo un 25% de atención sobre la respiración.

  • Otro 25% se dedica a mantener una conciencia que vigila si estamos siendo atentos a la respiración.

  • El 50% restante se deja morando espaciosamente, relajadamente, en calma.

  • No debemos preocuparnos si al tratar de calmar la mente ésta se vuelve más salvaje. Simplemente tráela de nuevo a la respiración con toda la amabilidad y paciencia que puedas. Gradualmente, la mente se asentará en la respiración.

  • Juzgarnos y recriminarnos el haber estado distraídos no ayuda en absoluto, solo es otra distracción. Crea el hábito, sin importar lo que diga tu mente, de traerla de nuevo a tu respiración tantas veces como se vaya. Con la práctica podrás llegar a comprobar en tu ser, como la mente y la respiración acaban fundiéndose en uno.

——————————————————-

  • Ser espaciosos tiene que ver con aprender a relacionarnos con aquello que surge, con transformar la mente.

  • Es recomendable empezar a practicar con cosas que podamos manejar. Conforme nuestra mente vaya ganando fuerza, cada vez podremos enfrentar retos aparentemente más exigentes.

  • La espaciosidad es de vital importancia pues nos permite afrontar aspectos nuestros con los que hasta ahora nos era difícil relacionarnos.

  • Espacio = Felicidad

    Estrechez = Sufrimiento

  • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Haz el propósito de empezar a ser más espacioso/a con alguna situación en la que te sueles sentir algo irritado o incómodo (algo que puedas manejar), y observa que ocurre a continuación. ¿De que manera cambian las cosas cuando somos más espaciosos?

  • DESCARGAR EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU