La Esencia de la Meditación

Como practicar de manera inspiradora – sesión 26/05/16

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión de ayer. Esperamos que os sean de utilidad:

“Si creas las condiciones auspiciosas en tu cuerpo y en tu entorno,

la meditación y la realización surgirán automáticamente”

                                    Sogyal Rimpoché

Haz que la práctica sea algo que esperes con ilusión

  • Primero, es muy importante tener un lugar acogedor que te ayude a sentirte feliz e inspirado para meditar. Puedes tener un altar con fotos de maestros, una vela, incienso, etc… o algo mucho más sencillo, como un pequeño mueble donde poner una imagen del Buda o una foto de un paisaje que te inspire. También debes hacerte con un cojín que sea cómodo. La clave es que ese sea un lugar donde te sientas recogido y a gusto, un lugar íntimo donde te guste sentarte y estar contigo mismo practicando.

  • Nuestro ordenador personal también puede ser una fuente de inspiración. Recopila fotos de paisajes o lugares que nada más verlos te ayuden a serenar tu mente. Ahora siéntate delante y deja que tu mente se traslade por unos instantes a ese lugar. Esto puede ser bueno para inspirarnos y también para desarrollar nuestra capacidad de visualización.

  • Segundo, comienza a practicar nada más levantarte. Antes de que los quehaceres diarios te arrastren, aunque solo sea unos minutos. Un bonito lugar donde meditar y una práctica inspiradora harán que tengas ganas de ir ahí y sentarte a practicar. Este anhelo es muy importante.

  • Tercero, ve (o escucha) una enseñanza inspiradora. Especialmente cuando nos sentimos apagados o faltos de energía, escuchar una enseñanza puede transformar nuestra mente rápidamente y sin esfuerzo.

  • Cuarto, ten un kit de emergencia, con enseñanzas, citas inspiradoras, tus propias comprensiones, libros etc… que te ayude a transformar tu mente en momentos de dificultad.

Práctica formal

  • Todo el propósito de la práctica es despertar en ti la naturaleza de la mente y llevarte a la realización de tu naturaleza de buda, pero para llevar esto a cabo es crucial practicar formalmente.

  • De igual forma que si no cocinas no tendrás nada que comer, si no practicas formalmente no tendrás nada que integrar.

  • Pero la práctica formal no significa estar rígido o tenso. Como decía el maestro zen Suzuki Roshi: “práctica formal, mente informal”. Puedes meditar en sesiones formales, pero tu práctica aún puede ser espaciosa, relajada y acogedora, con una atmósfera interior de contento y soltura.

  • El mejor momento para practicar es inmediatamente nada más levantarnos. Si empezamos a practicar nada más despertar, la atmósfera de nuestra práctica se extenderá permeando toda nuestra jornada.

  • Si tienes un “mal despertar”, no trates de encontrarle una explicación lógica, no le busques demasiadas interpretaciones a lo que ocurre en tu mente.

  • Ten a mano una buena variedad de enseñanzas que te inspiren, escoge una que sea especial para ti y deja que transforme tu mente. Especialmente las enseñanzas sobre la naturaleza de la mente nos ayudan a elevarnos por encima de nuestros patrones habituales de pensamiento. Mirar una enseñanza te recuerda que eres mucho más grande que tus pensamientos y emociones, da soltura y espaciosidad a tu mente, y te pone a tono para el día.

  • Pero si al levantarte tu mente está tan salvaje que no puedes sentarte a practicar, prueba a despertarte directamente con una enseñanza, como si fuera música y escúchala mientras vas al baño o te preparas el desayuno. Una vez tu mente se halla calmado un poco siéntate y empieza a practicar.

  • Mirar enseñanzas inspiradoras por la mañana, hará que estemos deseosos de levantarnos de la cama y nos ayudará a evitar quedar estancados o caer en la depresión.

  • DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU