“INTEGRANDO LA MEDITACIÓN EN LA VIDA”

Sesión 5 (06-06-17)

1. Lo primero por la mañana

  • Una manera excelente de crear el hábito de meditar, es hacerlo nada más levantarnos. Se dice que practicar por la mañana bendice todo el día.
  • Un instrucción de los grandes maestros del pasado dice así: “Lo primero por la mañana: comprueba tu motivación. Lo último por la noche: comprueba tus acciones”. ¿Qué quiere decir ésto? Si nada más levantarnos nos proponemos:
  1. Intentar no hacer daño.
  2. Realizar buenas acciones. Despertar nuestro buen corazón.
  3. Y dedicar tiempo y algo de esfuerzo a practicar meditación durante nuestra jornada, esto dará una dirección y un impulso especial a nuestro día.Estas tres acciones nos ayudan a mantener nuestra salud mental y reúnen lo que se conoce como la esencia de las enseñanzas del Buda, que son:
  1. No cometer ni una sola acción negativa.
  2. Cultivar un tesoro de virtudes.
  3. Domar o transformar esta mente nuestra: Este es el punto principal pues es el que nos inspira a poner en práctica los otros dos.
  • Por la noche, antes de acostarnos, démosle un rápido repaso mental al día para ver como nos manejamos en nuestro intento de poner en práctica la esencia de las enseñanzas del Buda.

2. Incluso el desayuno puede ser una práctica

  • Inmediatamente después de meditar, nuestra mente se encuentra más espaciosa, atenta y presente. La idea aquí es llevar ese estado a cualquier tarea que realicemos a continuación. Desayunar, vestirnos o lavarnos los dientes con simplicidad, paz y presencia mental. Acción pura, presencia pura, libres de historias, cien por cien ahí, espaciosamente. Esto es lo que se conoce como “integrar”.
  • Luego, durante la jornada, recuerda estos momentos y regresa a tu meditación.

3. Práctica formal e informal

  • El primer paso, como ya hemos visto consiste en crear un entorno, exterior e interior, inspirador.

  • Después debemos practicar en sesiones formales. Estamos aprendiendo a practicar para que cuando nos sentemos, podamos transformar nuestras mentes. Esta transformación nos da ánimos y nos impulsa a practicar. Es como un círculo beneficioso: cuanto más practicas, más transformas tu mente. Cuanto más transformas tu mente, más ánimo e ilusión sientes por practicar.

  • Y por último, después de practicar formalmente tenemos que integrar, o como también se dice: practicar de manera informal. Recuerda: “Golpea el hierro mientras esté caliente”. Lo que significa que integres la meditación cuando todavía sientes la inspiración de la práctica formal.

  • La meditación hace que tu mente se vuelva más flexible, más maleable.

Tareas para la semana

  • Plantéate empezar el día meditando y observa que resultado tiene en tu jornada. Recuerda que tu motivación para el día es estar en paz volviendo una y otra vez la mente a casa.
  • Trata de alargar lo más posible el estado de la meditación, impregnando las tareas que realices después de levantarte del cojín (desayunar, lavarte los dientes, vestirte, etc…)

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU