Integrando la meditación en la vida diaria

MEDITACIÓN: LO QUE REALMENTE ES (Sesión 8-10-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión del jueves. Esperamos que os sean de utilidad:

“No salgáis de la meditación demasiado deprisa. Concederos algunos minutos para que la paz que emana de la práctica de la meditación impregne vuestra vida”.

Sogyal Rimpoché (El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte)

1ª Enseñanza: La práctica informal

  • A veces, por cuestiones de trabajo, responsabilidades familiares y demás, puede resultar muy difícil parar unos instantes y sentarnos a meditar. Conocedor de esto, el Buda se dio cuenta de que es posible meditar casi en cualquier momento y lugar. ¿Como? Usando nuestras actividades diarias para traer la mente a la presencia consciente y relajada de la meditación. O dicho de otra forma, haciendo lo que tengamos que hacer, pero con atención, consciencia y espaciosidad.
  • Un método que nos ayudará a introducir la meditación en nuestro día a día, es el de llevar la cuenta de cuantas veces volvemos a la atención. Pequeñas “pausas” de uno o dos minutos, muchas veces durante la jornada, son un excelente remedio para la distracción. Se creativo/a a la hora de encontrar un método para contabilizarlas (apuntarlas en un papel, en el móvil, con un contador electrónico, etc…). El acto de llevar la cuenta crea una intención en la mente de recordar el estar atentos y nos ayuda en nuestro propósito de hacer que la mente permanezca en el momento presente.
  • Al principio, estas pequeñas meditaciones durante la jornada nos pueden parecer algo forzado, pero si no nos dejamos vencer por la pereza y seguimos practicándolas con paciencia y determinación, pronto nos descubriremos volviendo una y otra vez al momento presente de una manera natural, sin esfuerzo.
  • Recuerda que sólo la intención de meditar ya es meditación, ¿por qué? Porque eso significa que nos hemos dado cuenta (y esto es fundamental) de que estábamos distraídos. Acabamos de cortar el flujo de la distracción.
  • Uno de los beneficios de llevar la meditación a nuestras actividades diarias es que cada vez habrá menos diferencia, en lo que a nuestro estado mental se refiere, entre los momentos que nos sentamos en el cojín (práctica formal) y el resto del día (práctica informal).
  • Otro beneficio muy importante de la practica informal es que nos ayuda a romper con el concepto de que para meditar se deben dar unas condiciones exteriores óptimas. Si continuamos llevando la meditación a nuestra vida diaria, más pronto o más tarde, nos encontraremos manteniendo la calma y la presencia mental en situaciones que antes nos hubieran arrastrado a reacciones impulsivas. Reacciones de las que casi siempre acabamos arrepintiéndonos.
  • Un gran practicante es aquel que no hace distinción entre la práctica formal en el cojín y la práctica informal en el día a día.
  • ———————————————
  • Generar la intención de volver una y otra vez al momento presente, acaba convirtiendo a la propia distracción en un recuerdo para la atención. Me distraigo, vuelvo, descanso, me distraigo, vuelvo, descanso…

  • Es importante darse cuenta que todo el drama de nuestras vidas proviene de dejar que la mente more en la distracción. Cuando, conscientes de este hecho soltamos la historia y traemos la mente a casa, la preocupación nos revela su naturaleza completamente ilusoria. ¡Tan solo era la distracción la que la hacía parecer real!

  • Y por último…¡ALÉGRATE CADA VEZ QUE TE DES CUENTA QUE TE HABÍAS DISTRAIDO!¡POR FIN HAS VUELTO A CASA! :-)

  • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Encuentra tus ayudas personales para recordarte el permanecer despierto y relajado en tus actividades diarias.

  • Si lo deseas puedes entrar en la sección “Meditación” de esta web y ver los vídeos tan interesantes que hay colgados. Te ayudarán a crear cada día el ambiente interno.

  • DESCARGAR EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU