Integración de la meditación en la vida diaria

MEDITACIÓN Rigpa en Valencia: LO QUE REALMENTE ES (Sesión 23-07-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión de ayer. Esperamos que os sean de utilidad:

“La razón de ser, el interés y el objetivo de la meditación

consisten en integrarla en la acción”.

Sogyal Rimpoché

  • Esta sesión se centró en la integración de la meditación en nuestras vidas cotidianas.

  • 1ª enseñanza : Integrar la meditación con la actividad

    • Algunos de nosotros nos quejamos de tener unas vidas tan ocupadas que no nos dejan tiempo para practicar la meditación, pero Rimpoché nos anima diciendo que siempre tenemos tiempo para practicar, ¿por qué? Porque nuestra mente siempre está con nosotros.
    • Dado que nuestra mente siempre está aquí, la clave para aplicar la meditación en nuestras actividades cotidianas es permanecer en el estado de no-distracción mientras las llevamos a cabo, permaneciendo en shamata sin soporte.
    • Recuerda el ejemplo del maestro zen:

    Como cuando como y duermo cuando duermo”.

    Es la práctica de realizar una sola acción, una acción presente, una acción despierta, permaneciendo no-distraídos, con atención, conciencia y espaciosidad.

    • Pero, ¿como descansar en la mente sin tener nada sobre lo que enfocarnos? Se trata de dejar marchar, soltar o abandonar todas las historias mentales y relajarse. Sin dejarnos arrastrar por los pensamientos ni bloquearlos. Dejando que lo que surja, surja. Dejando que lo que se disuelva, se disuelva. Es el descanso supremo, como si no quedara en nuestro día ya nada por hacer ni nada por lo que preocuparse.
    • Para aplicar esta actitud despreocupada a la acción debemos poner una atención suave a lo que estamos haciendo (25%). Otro 25% de nuestra conciencia se da cuenta de que seguimos atentos a lo que estamos haciendo, siendo conscientes también de lo que ocurre a nuestro alrededor. El 50% restante permanece de manera espaciosa, relajado y centrado en el “centro de conciencia”.
    • Actuando así en nuestras actividades cotidianas podremos completar las cosas de manera más eficiente, con menos errores y con un menor desgaste físico y psicológico.

    2ª enseñanza : Acción consciente y atenta

    • ¿Cómo poner en práctica la atención y la consciencia en nuestro día a día?

      Para poder “fluir” en el desarrollo de nuestras actividades, tal y como Rimpoché nos enseña, debemos partir de dos premisas básicas:

    1. Todo es interdependiente: No debemos funcionar como una isla. Todo lo que hacemos afecta a los demás y todo lo que hacen los demás nos afecta a nosotros. No somos independientes, por lo tanto, no actuemos como si lo fuéramos.

    2. Todo es impermanente: Las cosas y las personas estamos en constante cambio. Lo que ayer funcionaba puede que no lo haga hoy. Así pues, mantente abierto y despierto ante los posibles cambios. Sin pensar demasiado.

    • Nuestra manera de desenvolvernos y actuar muestra si practicamos o no.

    • Poniendo en práctica la atención, conciencia y espaciosidad a todo lo que hacemos nos mantendremos libres de esperanza y miedo, más espaciosos, relajados, auténticos, con más humor, más atentos, conscientes de todo, fluyendo y sin preocupaciones. Más “fuera” de nosotros mismos. Despiertos y sin alterarnos en medio de la acción.

    • Estar demasiado “en” nosotros mismos es la causa de nuestro malestar. Nos hace parecer siempre preocupados y nerviosos. Pensar en exceso llena nuestra mente de dudas e inseguridad, lo que nos lleva a estancarnos con facilidad.

    • Por eso, mantengámonos atentos a lo que estamos haciendo, actuemos siendo conscientes de la impermanencia e interdependencia de todas las cosas y seamos espaciosos. Aplicar estos principios nos traerá éxito en todas las áreas de nuestra vida.

    • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Establece recordatorios que te ayuden a volver a la atención durante el día. He aquí algunos ejemplos dados por antiguos estudiantes de éste curso:

    1. Ponte la alarma del reloj o del móvil para que te suene cada cierto tiempo.

    2. Ponte post-its con frases inspiradoras en tu casa y/o lugar de trabajo.

    3. Ponte una piedra en el bolsillo. Cada vez que la toques te acordarás de volver a la presencia mental.

    4. Cada vez que veas un semáforo en rojo acuérdate de “parar” por un instante tus preocupaciones (y también el coche, por supuesto).

    Estos son solo algunos ejemplos. Se creativo/a y busca tus propias maneras de recordarte el volver. El jueves que viene las compartiremos en clase.

  • DESCARGAR EN PDF
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU