“Aprender a meditar sin soportes”

Sesión 6 (18-04-2017)

Algunos puntos clave

  • En la sesión de ayer vimos los tres nobles principios:

  1. Bien al principio.

  2. Bien al medio.

  3. Bien al final.

  • Estos tres nobles principios aportan profundidad y poder a nuestra práctica, convirtiendo la meditación en algo mucho más grande que una simple herramienta para relajarse.

  • Bien al principio tiene que ver con la intención que tenemos al realizar cualquier acción. En nuestro caso, como estudiantes de meditación, la intención que tenemos al meditar.

  • Bien al medio es la visión libre de conceptos e historias que tenemos cuando estamos meditando.

  • Bien al final tiene que ver con desarrollar una actitud de no aferramiento a los beneficios que nuestra práctica pueda habernos proporcionado, a través de dedicarlos a los demás.

Bien al principio

  • El poder de un acto tiene que ver mucho más con la intención que hay detrás del mismo que por el acto en sí.

  • Una intención positiva, basada en el bien común, es por sí sola suficiente para transformar nuestra mente, trayéndonos felicidad, satisfacción y paz interior.

  • Por el contrario, una intención egoísta o negativa, aunque el acto realizado pueda parecer positivo a priori, solo nos traerá intranquilidad, remordimientos y agitación mental.

  • En nuestra meditación diaria, “bien al principio” se trata de que, antes de comenzar, nos tomamos unos instantes para expandir nuestra intención, reflexionando sobre lo bueno que sería que esta práctica que vamos a realizar no solo nos beneficiase a nosotros solos, sino también que pudiese beneficiar a nuestros seres queridos y amigos. De hecho podemos hacer esta intención tan grande como queramos, incluyendo a la gente que sufre o que está pasando por dificultades en cualquier lugar del mundo, personas que han fallecido, etc…

  • Estamos liberándonos de este excesivo apego al “yo” y lo “mío”, nuestro egoísmo, que supone uno de los obstáculos más grandes a la hora de encontrar la paz interior y felicidad que tanto ansiamos.

Bien al medio

  • La visión es reconocer que lo que somos en verdad, es mucho más grande que nuestros pensamientos y emociones. El problema surge cuando nos identificamos con ellos. Ahí es cuando nos atrapan.

  • La visión de shunyata (vacuidad) nos conecta de nuevo con nuestra bondad y estabilidad naturales.

  • Cuando surjan los pensamientos trátalos como si no fueran tuyos, pues no tienen una realidad objetiva y palpable. Se trata percibir lo que ocurre en la mente tal y como es en realidad, sin aferramiento.

  • “Bien en el medio” es estabilidad en la visión que no se toma demasiado en serio nada de lo que ocurre.

  • La negatividad aparece cuando perdemos la visión y empezamos a enredarnos con todo lo que pasa por nuestra mente. Este aferramiento a los pensamientos, emociones e historias es la causa de nuestro sufrimiento. Esta negatividad es el alimento del ego.

  • En nuestro nivel, “bien al medio” tiene que ver con la visión que nos proporcionan los tres principios clave de shamatha:

  1. Atención (25%)

  2. Conciencia vigilante (25%)

  3. Espaciosidad (50%)

Bien al final

  • Al final de la práctica, recordando la intención con la que comenzábamos, nos disponemos a dejar ir cualquier sensación de bienestar, experiencia de paz, claridad o ausencia de pensamientos, que hallamos podido tener, para que sea de beneficio para nuestros familiares y seres queridos (recuerda que puedes dedicar toda esta energía positiva de manera tan grande como tu mente te permita. No hay límites).

  • La clave aquí es la actitud de desprendimiento, de no aferramiento a los resultados. Aquí ocurre una paradoja: al soltar los beneficios, los obtienes, mientras que al aferrarte a ellos, los pierdes.

Tareas para casa

  • Empieza a poner en práctica estos tres nobles principios en cualquier práctica que hagas, por pequeña que sea.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU