“LA MEDITACIÓN, LA CONCIENCIA Y LA ESPACIOSIDAD”

Sesión 4 (26-06-18): ¿Quienes somos?

1. ¿Quienes somos?

  • Cuando por medio de la meditación nos vamos dando cuenta que los pensamientos y las emociones no constituyen la totalidad de nuestra experiencia, quizá surja en nosotros la pregunta: ¿Quienes somos verdaderamente?

  • Crear una identidad personal basada en los pensamientos, las emociones, los sentimientos y las historias que circulan continuamente por nuestra mente, no constituye una base estable ni confiable. Creer que somos todo ese material mental tan solo nos lleva, una y otra vez, a juzgarnos en base al pensamiento, la emoción o el sentimiento que predomine en ese momento. Por ejemplo, si sientes enfado puedes empezar a creer que eres una mala persona, o si por el contrario estás muy contento ¡puedes empezar a creer que quizá has logrado la iluminación!

  • Al observar nuestra mente podemos ver que, como seres humanos, tenemos una capacidad natural de conocer, de saber, una cualidad cognoscitiva. Las enseñanzas budistas definen al ser humano como “aquel con la capacidad de comprender y de comunicarse”. Pero, ¿quién es el que comprende? ¿Qué es “eso” que comprende? Es nuestra cualidad cognoscitiva, nuestra conciencia.

  • Esta conciencia no es algo que aparezca mágicamente debido a la práctica, es algo que ha estado con nosotros siempre: en el pasado, está ahora y también estará en el futuro. Su presencia no depende de ningún estado mental en particular, de hecho trasciende a todos los estados mentales.

  • Esta conciencia es muy pura y directa, pero no es algo que podamos definir con conceptos o ideas. No solo tiene que ver con la mente si no también con el corazón.

  • El problema surge cuando no la reconocemos y en su lugar nos aferramos a los pensamientos y emociones (las apariencias de la mente) pensando que eso es lo que somos en realidad.

  • El propósito de la meditación es liberar a la mente de su aferramiento y devolverla a la conciencia pura, o dicho de otro modo, dejar que todos los pensamientos y emociones, que son como nubes, se disuelvan, y se revele, por sí sola, la naturaleza esencial de la mente que es como el cielo.

  • Cuando estamos en contacto con nuestro verdadero ser, encontramos esta simplicidad natural que nos permite lidiar con las complejidades del mundo con más soltura, humor, espaciosidad y de una forma más efectiva.

2. Vuelve a la conciencia pura

  • Aunque a lo largo del curso hemos hecho referencia en muchas ocasiones a esta conciencia pura que subyace a toda nuestra experiencia y que constituye la base de nuestro ser, lo cierto es que, en nuestro estado mental habitual, el aferramiento a nuestros pensamientos, emociones e historias es muy fuerte, hasta el punto de que llegamos a creer que eso es lo único que somos.
  • Pero si miramos con un poco de detenimiento todo este material mental, pronto nos daremos cuenta de lo poco confiable que es, pues está cambiando constantemente. Esta identificación con algo tan voluble nos vuelve personas volubles, inestables, inseguras y bastante confusas.
  • Cuando la mente se encuentra orientada hacia todo lo externo, (aquí también se incluyen los pensamientos y las emociones) perdida en sus propias proyecciones, la sensación es la de estar cada vez más lejos de nosotros mismos, la de haber perdido el contacto con quienes somos realmente.
  • Pero gracias a la práctica de la meditación vamos soltando el aferramiento a todas las historias que inundan nuestra mente y vamos volviendo a casa, a la conciencia pura. Esta conciencia permite que los pensamientos y las emociones aparezcan, pero no se enreda con ellos. Se dice que es abierta y espaciosa, semejante al cielo.
  • Conforme nos vamos familiarizando con la conciencia más y más por medio de la meditación, dicen los maestros que llegará un momento en que, la habremos reconocido tanto, que incluso durante arranques emocionales fuertes podremos permanecer en ella sin vernos arrastrados por todo el contenido emocional de la situación.
  • El consejo es: vuelve una y otra vez a la conciencia pura en lugar de andar siempre perdido y aferrado a las historias de la mente.

Tareas para casa

  • Básico: Siéntate cada día por lo menos de 5 a 10 minutos, trae la mente a casa y relájate en el simplemente ser. Si tu mente se encuentra muy agitada, haz uso del soporte que quieras (por ejemplo, tu respiración) para permanecer presente.
  • Vuelve tantas veces como puedas durante el día al estado de presencia mental. Deja lo que esté haciendo en ese momento, permanece presente unos instantes y luego continúa con tus tareas.

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU