La Esencia de la Meditación

La esencia de las enseñanzas del Buda (Sesión 19-11-15)

He aquí algunos puntos importantes que surgieron en la sesión del jueves. Esperamos que os sean de utilidad:

“Si podemos realizar la verdadera naturaleza de nuestra propia mente,

entonces éste es el objetivo fundamental, tanto de las enseñanzas

como de toda nuestra existencia”.

Sogyal Rimpoché

La esencia de las enseñanzas del Buda

  • Cuando el Buda era ya un anciano, alguien, conociendo lo extensas que eran sus enseñanzas, se le acercó para preguntarle si había una manera de poder esencializarlas. El Buda respondió:

No cometer ni una sola acción negativa.

Cultivar un tesoro de virtudes.

Domar esta mente nuestra.

Esta es la enseñanza de todos los budas.

  • El primer versoNo cometer ni una sola acción negativa”, tiene que ver con las consecuencias que se producen cuando nos dejamos arrastrar por estados mentales negativos. Por medio de la meditación aprendemos a traer paz a la mente, de forma que dejamos de hacernos daño a nosotros mismos y a los demás. El logro de esta paz interior es el principio fundamental para lograr la paz del mundo. Este primer verso nos ayuda a crear las bases para la paz interior y el contento. En relación a este primer verso hicimos un ejercicio sobre el que puedes seguir reflexionando esta semana:

1. Dedica unos instantes a darte cuenta del tipo de pensamientos y emociones que se generan en tu mente después de realizar acciones negativas.

El resultado de este ejercicio es que nos demos cuenta de que si queremos ser felices debemos evitar al máximo realizar acciones dañinas.

  • El segundo verso Cultivar un tesoro de virtudes”, nos anima a abrir nuestra mente y corazón a los demás (altruismo). Cuando buscamos la felicidad de una manera egocéntrica, sin tener en cuenta a nadie más, terminamos, no solo no siendo felices, si no que podemos llegar a ser una traba en el logro de la felicidad ajena. Estas enseñanzas nos muestran que la felicidad auténtica es imposible si no tenemos en cuenta a los otros. Nuestra felicidad y bienestar está íntimamente relacionado con la felicidad y el bienestar de los demás. De manera que si realizamos acciones positivas con una mente altruista, estaremos contribuyendo a nuestra propia felicidad y también a la de los demás. Como dice SS El Dalai Lama: “Si quieres ser egoísta, sé sabiamente egoísta, no tontamente egoísta”. Por eso, este verso nada tiene que ver con ser moralista sino sabiamente egoísta. En relación a este segundo verso hicimos otro ejercicio sobre el que puedes seguir reflexionando:

2. Dedica unos instantes a darte cuenta del tipo de pensamientos y emociones que se generan en tu mente después de realizar acciones positivas.

El resultado de este ejercicio es que nos demos cuenta de que si queremos ser felices debemos realizar acciones beneficiosas.

  • El tercer verso “Domar esta mente nuestra”, es el más importante de los tres e incluye a los dos anteriores, y nos anima a no convertirnos o identificarnos con todo lo que surge en la mente. A nivel último, felicidad y sufrimiento dependen de como manejemos o como nos relacionemos con nuestra mente. En relación a este tercer verso hicimos otro ejercicio sobre el que puedes seguir reflexionando si lo deseas:

3. ¿De que forma el estado de tu mente es causa de felicidad o sufrimiento en tu vida?

El fin de este ejercicio es que nos demos cuenta de que felicidad y sufrimiento dependen directamente de como esté nuestra mente.

  • PRÁCTICA PARA LA SEMANA: Mantén el hábito de sentarte a meditar todos los días y sigue reflexionando sobre los tres versos anteriores.

  • DESCARGAR EN PDF

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
MENU